Quimeras, una alternativa a algunos casos de clonación…

Una quimera es un animal que tiene características de dos o más especies. La quimera se origina por la mezcla de células provenientes de especies diferentes y posee las características de los dos individuos que genéticamente lo originan. Cuando hablamos de quimeras, nos referimos a las logradas por métodos experimentales de manipulación embrionaria y pueden ser de diferentes especies o de una misma especie.

Para algunos autores hay dos tipos de quimeras:

Primarias: aquellas naturales o artificiales que desde los estadios embrionarios presentan dos poblaciones celulares genéticamente diferentes.

Secundarias: en las que los tejidos u órganos de dos fetos o adultos diferentes se combinan. El mejor ejemplo de estas quimeras secundarias es el caso de los trasplantes de órganos, en los que un órgano de la misma o de otra especie es introducido y se incorpora en el cuerpo de un animal.

Las primeras quimeras fueron desarrolladas en 1920, en el laboratorio de Hans Spemann por fusión de embriones tempranos de anfibios, pero los primeros experimentos que desarrollaron quimeras en mamíferos, se realizaron en la década de los años 60 y fueron logrados por Beatrice Mintz, empleando métodos de micromanipulación de embriones.

Beatrice Mintz utilizó mórulas provenientes de cruzamientos de parejas de conejos albinos y también mórulas de parejas de conejos negros. Las mórulas fueron separadas de la zona pelúcida mediante tripsina, y luego fueron fusionadas.

El blastocito gigante resultante se colocó en el útero de una madre receptora, que había sido hormonalmente tratada para simular una gestación. El resultado fueron crías con cuatro padres (tetraparentales), que presentan una cubierta de pelos formada por manchones de pelo blanco y manchones de pelo negro.

Más tarde, se produjeron de la misma forma quimeras en conejos y ovejas. Este método se emplea habitualmente cuando se fabrican los animales knock-out, los cuales pueden ser considerados también como quimeras. Pero no cabe duda de que dentro de las quimeras de mamíferos, el caso más interesante ha sido el de la ovejacabra creada en Cambridge (Inglaterra) por Fehilly y Willadsen. Estos investigadores utilizaron blastocitos de cabra y oveja. El embrioblasto de cabra fue introducido dentro del blastocito de una oveja. El embrión así formado fue transferido a una oveja receptora. El animal que nació mostró una mezcla de ambas especies: lo más destacado fue su pelaje que presentaba las características de ambas especies y sus cuernos que tenían la forma de los de la cabra, pero que aparecían enroscados como los de oveja. Asimismo, su sangre contenía células de ambas especies. Existían en este animal otras características interesantes, como que se parecía físicamente más a una cabra, aunque prefería la compañía de las ovejas. También el análisis de sus proteínas mostró que poseía características de ambas especies, pero que predominaban las de oveja. Respecto a su comportamiento reproductivo, demostró ser fértil aunque era capaz sólo de copular con ovejas. Este experimento es realmente único y mostró la posibilidad experimental de obtener una quimera, tal como las descritas en la mitología.

geep

Quimera recién nacida

schiege_DW_Wissensc_499095r

Quimera de edad media, pueden apreciarse los tipos de pelaje.

oveja

Quimera Oveja-Cabra adulta

Los estudios realizados con quimeras son de gran interés para analizar el proceso embriológico, ya que se pueden fabricar quimeras utilizando embriones de diferentes edades. Por ejemplo, cuando se mezcla un embrión de cuatro células con uno de ocho, esta última forma el embrión, mientras el de cuatro células forma el trofoblasto.  Al respecto, se debe notar que el trofoblasto es el que interactúa con el útero materno, por lo tanto, esta técnica podría ser usada potencialmente para producir transferencias embrionarias entre especies diferentes. Los embriones de una especie dada, que han sido obtenidos por clonación, no se pueden implantar en el útero de una hembra receptora de especie diferente. En relación con la implantación, sólo el trofoblasto (extraembrionario) está implicado en las interacciones con los tejidos maternos. La obtención de conceptos quiméricos constituidos por el trofoblasto del blastocito bovino (compatibles con el receptor) y de tejidos embrionarios de una especie de interés filogenéticamente cercana, podría relacionarse con el éxito de la clonación de animales de interés genético y en peligro de extinción.

La clonación ofrece importantes oportunidades para la preservación genómica de animales en riesgo de extinción, pero su eficiencia es aún reducida.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s