¿Qué es la clonación?

Conceptualmente, el proceso de clonación (clonado o clonaje) consiste en la obtención de un clon, entendido como un conjunto de “elementos” genéticamente idénticos entre sí y a su precursor. Estos “elementos” pueden ser moléculas, células, tejidos, órganos u organismos pluricelulares completos. Cada componente individual de un clon contiene la misma información genética, el mismo genotipo que el elemento de partida, por ello se puede considerar que la clonación supone una amplificación genética.

Microinyacción nuclear que permite la clonación.

Microinyacción nuclear que permite la clonación.

La clonación del griego  κλώνes, que significa retoño ó rama, es una técnica que nos permite obtener a partir del material genético o ADN del núcleo de una célula somática, un individuo completo genéticamente igual al primero. En pocas palabras, estaríamos generando una copia exacta de un individuo a partir de una pequeña porción que contenga su información genética.

Es importante tener en cuenta que la técnica de clonación no sólo se utiliza para obtener copias idénticas de animales superiores sino que es una herramienta de trabajo utilizada a diario en la mayoría de los laboratorios de investigación científica.

Si nos referimos al ámbito de la Ingeniería Genética, clonar es aislar y multiplicar en un tubo de ensayo un determinado gen o, en general, un trozo de ADN.

Otra de las cosas que podemos resaltar es que existen mecanismos naturales por los cuales se producen organismos genéticamente idénticos, los gemelos univitelinos, los pulgones o los “dragones” (dragonas) de Komodo que se reproducen por partenogénesis también son genéticamente idénticos entre sí.

En el contexto al que nos referimos, clonar significa obtener uno o varios individuos a partir del núcleo de una célula somática de otro individuo, de modo que los individuos clonados son idénticos o casi idénticos al original.